Hicimos un ping pong de preguntas a Jiuliano Cabrino sobre el  El éxodo -ficción patria- de La Tramoya teatro, para conocer a fondo sobre esta propuesta que forma parte de Travesía escénica – Circuito Mar .  

 

¿Qué sensaciones buscan provocar en el público?

La obra pretende hacer viajar al público hacia una tierra que ha sido arrasada en donde la retaguardia del debilitado ejército del norte aguarda la inminente llegada de las tropas realistas. Pretendemos generar un acercamiento, desde la ficción, a uno de los capítulos más importantes de nuestra historia, queriendo contar cómo nuestros antecesores defendieron nuestra tierra y lucharon por las libertades de sus pobladores. “El Éxodo – ficción patria”, entonces, propone resignificar un hecho histórico nacional desde una perspectiva propia, cercana y sensible; con actuaciones pícaras y poéticas que permiten un diálogo fértil con nuestro contexto, convirtiendo de este modo a la historia, escrita y muchas veces lejana, en experiencias corporales que puedan interpelar a los espectadores.

 

 ¿Cómo se refleja el estado de éxodo en la obra?

El Éxodo-ficción patria nos lleva directamente hacia el éxodo de 1812 en donde el pueblo jujeño abandonó e incendió sus tierras, dejándolo todo para frenar el avance de los realistas; el objetivo era dejar a los invasores sin nada para lograr liberar a las tierras virreinales del yugo español. Empieza en este entonces el nacimiento de la patria criolla. Los pobladores de estar tierras lejos de irse por cobardes siguen a Belgrano porque estaban convencidos políticamente y adherían a la revolución, incluso con todo el gran desarraigo que ello implicaba.  La obra permite ver tres integrantes de la retaguardia del ejército del norte que esperan la llegada de los españoles una vez que el pueblo jujeño se ha exiliado, estos tres personajes dan comienzo a la fábula describiendo el panorama que se observa desde lo alto de un cerro: una noche oscura, silenciosa en donde el olor a humo lo invade todo.

 

 ¿Cómo pensaron la estética de la obra?

La estética que abordamos, y seguimos continuamente investigando, surge del cruce entre el teatro y el territorio; una experiencia que nos llevó a indagar la categoría del actor popular, remontándos al surgimiento del teatro rioplatense y a las compañías de circo criollo de fines del siglo XIX, un teatro de tesis social donde el actor y su corporalidad se sitúa como elemento central, por encima del texto. Es por esto que el conjunto de recursos y procedimientos de actuación y creación desplegados van hacia: la ruptura con el lugar hegemónico del texto y la centralidad de la actuación y la corporalidad. Entendemos que la búsqueda de lenguaje y las formas de producir teatralidad se ven ampliamente nutridas e interpeladas por la experiencia de lo territorial. La obra se presenta como una puesta simple, sin escenografía en donde el foco está puesto principalmente en las actuaciones y en lo climático, ayudado en gran medida con música en vivo. Dado que es una obra que tiene la suerte de poder viajar mucho nos vimos en la necesidad de intentar generar mucho con poco.

 

¿De qué manera la obra dialoga con el contexto socio político actual?

La obra muestra lo importante y necesario de defender la patria, el territorio y nuestra cultura. Entendemos que hoy en día estamos nuevamente lejos de ser una nación soberana e independiente y creemos que el arte es una gran herramienta expresiva para poder expresarnos en pos de dichos ideales. Y a su vez genera lazos con conflictos sociales como la desigualdad y la violencia de género, solapada con humor.

 

 ¿Qué reflexión pretenden provocar en el público con el espectáculo?

La obra pretende reflexionar sobre la idea de patriotismo, de patria, entendiéndola de cierta forma como la tierra que nos ha visto nacer y crecer; la que graci as, a sus raíces, hoy nos sostiene y nos abrazará cuando ya no estemos. También posibilita el  generarnos algunas preguntas tales como: ¿Qué y cuánto nos queda de nuestros antiguos pueblos?  Mucho de lo que hoy nos atraviesan está directamente relacionado con la cultura, religión, y política de aquél entonces. ¿Qué clase de conexión tenían estos pueblos, tan alejados de Buenos Aires, con las decisiones que allí se tomaban? ¿Qué significaba ser libres? ¿Por qué se alistaban al ejércitos criollos y esclavos? Reflexionar sobre nuestras raíces histórico-culturales, nos posibilita hoy poder elegir y ser críticos con nuestro actual contexto social. Por otro lado, la obra también interpela al público ya que ubica a una mujer en el rol de capitana, esto pretende generar una reflexión acerca del lugar que tuve la mujer en la lucha por la independencia